Un día en Bodegas Portia

El pasado sábado tuve la suerte de disfrutar de una visita fantástica, acompañada de un grupo de bloggers deco inigualables, en el I Encuentro Bloggers de Bodegas Portia. Desde que partimos de Madrid a primera hora de la mañana el viaje se nos hizo de todo menos largo, hacia una de las bodegas más modernas de la Ribera del Duero. Una jornada que merece la pena recordar.

bodegas_portia_1

bodegas_portia_2

Al llegar nos esperaba una visita privada por la bodega diseñada por Norman Foster. Espectacular es mi único adjetivo. Un edificio diseñado en forma de flor, cuyos tres pétalos acogen asimismo los distintos procesos que componen las tres fases de elaboración del vino: elaboración, fermentación y crianza del vino. En el centro, las zonas de servicio y áreas públicas, como la recepción, la tienda o el auditorio.

bodegas_portia_5

Acero, madera, hormigón y vidrio son los materiales nobles que el arquitecto ha utilizado en todo el edificio, de 12.500 metros cuadrados. Llaman poderosamente la atención los inmensos portones que dividen todas las estancias. Son majestuosos, cuando se abren simultáneamente para acceder a las zonas más íntimas de la bodega, como las salas de crianza, donde decenas de barricas de madera de roble guardan el caldo de las uvas.

bodegas_portia_3

En todas las salas, los lucernarios con luz violeta indican el nivel de la tierra, que siempre dejamos sobre nuestras cabezas para preservar las condiciones climatológicas óptimas para el vino. De esa forma, el característico color del vino tiñe todas las salas de la bodega.

bodegas_portia_4

El último paso de la visita es el de los botelleros, funcionales, esenciales, elegantes. Elevados tabiques de madera en los que se tallan los agujeros sobre los que se apoyan los cuellos de las botellas aún sin etiquetar. La justa inclinación en diagonal del agujero sostiene las botellas para que no venzan. Ingeniería pura.

bodegas_portia_6

bodegas_portia_7

En un extremo de esta sala se ubica una pequeña bodega con una muestra de todos los caldos y el preciado libro de firmas. Ahí dejó su sello el arquitecto Foster cuando finalizó su obra.

bodegas_portia_8

bodegas_portia_9

Después de esta ilustradora visita por la bodega, nos ofrecieron una didáctica cata en una de las terrazas privadas del edificio. Maravillosa. Y para poner el broche final a esta estimulante visita, disfrutamos de una deliciosa comida a base de distintos platos de cordero, acompañada de uno de los vinos de la bodega.

bodegas_portia_10

No lo pasamos sólo bien, fue sencillamente genial. Una visita absolutamente recomendable.

bodegas_portia_11

junio 11, 2014

RELATED POSTS

5 Comments

  1. Responder

    Rocío Esquilas Rivas

    junio 17, 2014

    La verdad es que nos lo pasamos un rato bien jajaja, me encantaría repetir plan con todos 😀

    • Responder

      Isabel

      junio 17, 2014

      Fue genial, Rocío! Seguro que repetimos! Un besazo, Isa

  2. Responder

    The JuJu Hat

    junio 17, 2014

    Isabel!!! fue genial!!! me reí tanto!!!!!!quiero repetir ya!!!
    bss

  3. Responder

    Lora

    junio 17, 2014

    ¡Que buen recuerdo,, fue una gran experiencia,estoy con Rocio…quiero más!! un besote

  4. Responder

    deleite design

    junio 17, 2014

    Las fotos no podrían ser mas bonitas! Nos ha encantado la tomada de la fachada y la de la cata especialmente. Eres una gran fotógrafa!!
    Un besito fuerte!

LEAVE A COMMENT