Cheesecake en vasitos, receta exprés

La palabra “exprés” me atrae.

Cualquier sustantivo seguido de esa palabra automáticamente capta mi atención generando mi interés. Y es que exprés es como decir: “lo mismo pero en mucho menos tiempo”.

Adoro la olla exprés para mis guisos y estofados del día a día. Nunca compro una laca de uñas que no sea “exprés” o de secado rápido. Soy fiel a mi detergente para lavadora que se apellida exprés (no digo la marca pero recuerdo que antes se anunciaba como: la suciedad está en la ropa, ahora la suciedad está en el agua). Adoro lo exprés.

Pero en el caso de los postres, la mayoría de las elaboraciones requieren cierta paciencia. Levados, reposos, refrigeración… No abundan las recetas rápidas con un delicioso resultado, pero haberlas, haylas. Y hoy compartimos una de ellas, esta Cheescake en vasitos es una delicia y aunque os sometan a un tercer grado, nunca-nunca creerán que la habéis hecho tan rápidamente como aseguráis. Y en estas fechas que se aproximan, donde vamos a pasar más de un ratito en la cocina, preparar un postre delicioso, que guste a todo el mundo, y que no nos exija mucho tiempo, es una maravilla.

Como siempre, receta perfecta para que los minis de la casa nos ayuden en su preparación. Tendríais que ver el arte con el que mi socia Ana machaca las galletas con el rodillo… Y yo, ajena a esa violencia galletil, muero de amor.

Ingredientes (para 8 vasitos aproximadamente):

  • 200 ml. de Nata líquida para montar muy fría (mínimo 33% materia grasa)
  • 250 ml. de queso en crema (tipo Philadelphia)
  • 40 gr. de azúcar
  • mermelada de frambuesa, fresa, de arándanos, frutas del bosque… al gusto!
  • 10-12 galletas tipo Digestive
  • 25 gr. de mantequilla
  • 1 pizca de sal

Utensilios:
2 boles grandes, batidora, rodillo o robot de cocina

Elaboración:

  1. Trituramos las galletas con ayuda del robot de cocina, y si no disponemos de él, las introducimos en una bolsa de conservación o similar, y las machacamos con un rodillo de madera hasta que queden muy desmenuzadas.
  2. A continuación, añadimos la mantequilla que habremos derretido previamente en el microondas y una pizca de sal. Mezclamos bien hasta que quede con una textura de arena mojada, y finalmente procedemos a poner una cucharada generosa dentro de cada vasito. Reservamos.
  3. Batimos el queso hasta que esté blando y manejable.
  4. En un bol bien frío con ayuda de las varillas de la batidora, montamos la nata, que debe estar también muy fría, y hacia el final del proceso, cuando la nata esté densa, añadimos poco a poco el azúcar hasta que esté integrada.
  5. A continuación, con la ayuda de un cucharón, vamos a incorporar, cucharada a cucharada, la nata montada al bol con el queso, mezclando cuidadosamente con movimientos envolventes, para evitar que la nata montada pierda volumen.
  6. Una vez tengamos la mezcla, pasamos a una manga pastelera, y vamos rellenando los vasitos uno a uno sin llegar al borde.
  7. Refrigeramos en la nevera como mínimo 1 hora.
    A la hora de servir, añadimos la mermelada por encima y a la mesa.

A tener en cuenta:

  • El queso crema se puede mezclar con mascarpone a partes iguales, e incluso se puede sustituir por éste en su totalidad.
  • La nata montada no hace falta que quede muy firme, podemos dejarla en un punto denso y cremoso sin llegar hasta el final del montado si preferimos una textura más cremosa.
  • Los vasitos se pueden decorar con una cinta de color, una lazada de cuerda, washi tape o un barquillo… ¡Animáos a darle vuestro toque personal!
  • Las cantidades indicadas sirven para rellenar 8 vasitos de cristal, los míos son de yogur. Si utilizáis recipientes más amplios, tenedlo en cuenta por si tenéis que duplicar las medidas de los ingredientes.

Fuente: Pequerecetas

Espero que os guste esta receta y os resuelva alguna que otra ocasión. Si os gustan, como a mí, las recetas exprés, os recomiendo este Flan de chocolate, que también se puede servir en vasitos, y es un éxito seguro. Tampoco os podéis perder esta propuesta de Ebom en vasitos: Tiramisú sin café, perfecta para toda la familia.

Si tenéis cualquier duda, no tenéis más que dejarnos vuestro comentario. Muchas gracias por vuestro tiempo y hasta nuestra próxima cita en Ebom.

Cristina Diánez comparte deliciosas recetas en su blog Guta Mamá, que escribe junto a su pequeña “socia” Ana, de forma cercana y con un toque de buen humor.

diciembre 28, 2014

RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT